Una cuchara de La Cuchara del Camesa: La cuchara de Elena

Una pareja de bueyes se atoraba en una herida de saca en el Alto Camesa: barro, chinas de arenisca de 40 kg y lluvia fina. La escena concluía 9 horas más tarde  en Olea, en S. Esteban; un voluminoso pie de roble bloqueaba inclemente el quicio de una puerta vieja: sierra, zuela, astillas dentro del pellejo de las manos y …. Alo: ¡!! una viga ¡¡¡.

176 años mas tarde Elena García Basilio, creadora plástica madrileña, dejó de ser una turista en la aldea del Endino y llamó al espíritu de los fornidos cornudos; con ellos transformó la viga acarreada, un minúsculo trozo de ella, en una cuchara mágica. Paciencia de verano, mano persistente y resultado: Otra vez roble irrefutable, perfecto, eterno, viajero, colgado al lado de un fogón bienoliente. Gracias Elena, te debemos mas de un guiso.

La cuchara de ElenaSe acumula la veta negra al lado del nudo,
sufren mis dedos para rodearla
Se desliza la yema y pule la viga bronca
mientras labro la forma deseada

Ya me acoge,
suave por fin, el mango y la cazuela.

Cuchara de ElenaLa cuchara de ElenaLa cuchara de Elena

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artesanía, Herramientas, Técnica Culinaria. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s